Skip to content

¡Más Sobre Migraciones!

4 de Abril 2012
Marta del Campo

El Cardenal Norteño no emigra, y pasa todo el año en el mismo territorio. ¡Una suerte para los que vivimos en el norte de Estados Unidos! Foto por Jen. St. Louis, Canadá

Hace unos días, caminando hacia mi trabajo, y pensando en nuestro último concurso de ¡Viene la Primavera! Tuve la suerte de que un par de Cardenales Norteños pasara frente a mi. Me sentí tan contenta y afortunada, que el día pasó volando, y la sonrisa me acompañó hasta el anochecer.  ¿Te ha pasado algo parecido recientemente? O sea, ¿Has visto pájaros que te alegran el día, y maravillan con sus cantos y movimientos?

Cuando me disponía a descansar, recordé el par de Cardenales Norteños que se quedan todo el invierno en el norte del continente americano, y me pregunté ¿Cuándo regresarán las aves que hoy se encuentran pasando el invierno en los trópicos, o sus cercanías? La diversidad de aves y sus cantos invaden el ambiente primaveral de una forma única y especial; nos conecta con la naturaleza y nos trae alegría, y vitalidad. ¿En qué estarán las aves migratorias que más te gustan? ¿Te has preguntado cómo es que los pájaros se preparan para los extensos vuelos migratorios?

 

Antes de partir, los pájaros migratorios se vuelven unos glotones. Comen más y acumulan grasa en todo el cuerpo. Foto por Phyllis Basinger, TN

Bueno, primero que nada, se vuelven unos glotones ¡Sí! Aunque no lo creas, las aves que pronto migrarán cambian su dieta de tal forma que  consumen cerca de un 30% más de calorías, además de que algunas aves también manifiestan un apetito especial por las grasas. A esto se suma que su digestión y metabolismo se vuelven más eficientes, resultando a corto plazo en un aumento de grasa de hasta casi la mitad de su peso total. ¿Se imaginan? El equivalente sería como si en un mes una persona que pesa 150 libras subiera el 50 % de su peso, o sea 75 libras más; entonces, a fin de mes pesaría nada más ni nada menos que ¡225 libras! Increíble, ¿no? Más increíble es que si el vuelo que emprenden dura una o dos semanas, en ese tiempo pierden casi toda la grasa que ganaron. ¡ Una dieta de yo-yo total!

Pero ¿Por qué esto es importante para las aves migratorias  antes de emprender vuelo? Uno podría pensar que el aumento de peso podría afectar de forma negativa el vuelo de las aves, tal como puede pasar con los aviones con sobrecarga. Pero no. No se van a pique, ni tienen que volar bajito. De lo que se han sobrecargado es de la energía y el agua necesaria para volar los miles de millas que algunas especies de aves migratorias recorren entre sus refugios invernales y sus sitios de reproducción y anidación. O sea, se vuelven unas bolitas de energía y agua con plumas, de lo más tiernas. Sin embargo, al volar ¿se imaginan el calor que les debe dar?

 

Chipe de Rabadilla Amarilla, mostrando su hermoso vientre de pájaro migratorio. Foto por Poonam Murgai, WY

Cuando las aves vuelan entre sus sitios de migración, suelen volar de noche. El volar produce mucho calor, lo que puede llegar a causar deshidratación si los vuelos son muy largos. Es muy diferente correr una cuadra de tu barrio, a correr una maratón ¿No? Una manera fácil de controlar el problema de la deshidratación, se cree que es volando en corrientes de aire frías, que fácilmente se encuentran de noche y a grandes alturas. Otra explicación posible, pero no excluyente, es que las aves vuelan de noche porque usan las estrellas como guías de navegación. ¡Qué hermoso! Tal como lo hicieron los primeros navegantes humanos que recorrieron el globo terráqueo hace siglos.  Piensa en Marco Polo, o en Magallanes. ¿Cómo habrían recorrido tanto sin conocer las estrellas para guiarse? Claro, estos navegantes  también usaron brújulas, y ¿Qué crees? Pues también algunos pájaros migratorios tienen algo parecido a una brújula interior,  de tal manera que detectan los campos magnéticos a su alrededor, y los pueden usar para guiarse en sus vuelos migratorios.

 

Bandada de Gansos Blancos emprendiendo vuelo migratorio. Foto por Richard Drosse, WA

Y, ¿No es más fácil volar de día? Como cuando vamos a visitar parientes para el Día de Gracias que viven a más de 5 horas de viaje, o nos vamos de vacaciones no tan lejos.  Y, sí. Algunas aves migratorias prefieren volar de día. Ellas al parecer se guían en parte por la posición del sol, el terreno que pueden ver desde las alturas, y a estos súmales el campo magnético y, aunque no lo creas, los olores. Hay quienes creen que las aves reconocen el olor de sus sitios, y que los pueden encontrar usando el olfato desde grandes distancias, digamos miles de millas. Esto último es controversial. Algunos científicos tienen algo de evidencia para esta hipótesis, pero otros no la han encontrado. Como ves todavía quedan interrogantes sobre las migraciones de las aves. Aquí, sólo te conté un poco de lo que se sabe, o piensa, sobre cómo las aves migratorias vuelan entre sus sitios de anidación y sus refugios invernales. Sin embargo, todavía queda mucho por aprender.

 

Bolsero de Baltimore disfrutando de flores al fin de su emigración primaveral. Foto por Cormier, Canadá

Sale a caminar a la plaza, al parque cerca de tu casa. Mira por tu ventana. Sale a tu balcón o terraza, y pon flores. Planta hermosos arbustos en tu patio, y disfruta las aves que te visitan. Quizás al mirarlas mejorará tu día como me pasó a mí con los Cardenales Norteños,  y se te ocurrirá alguna razón nueva de por qué y cómo algunas aves emigran. Si se te ocurre algo, o te inspiras para hacer arte, ¡Comparte! Recuerda que aún estamos recibiendo tus creaciones primaverales y fotografías inspiradas en las aves, naturaleza y primavera. Si quieres saber más de nuestro concurso ¡La Primavera Viene¡ visítanos en:  http://www.birds.cornell.edu/celebration/challenge/signs-of-spring-1/a1viene-la-primavera

¡Hasta la próxima!

No hay comentarios

Comenta aquí

Nota: Puedes usar XHTML básico en tus comentarios. Tu dirección electrónica nunca será publicada.

Inscríbete a esta serie de comentarios vía RSS