Skip to content

Creando Comunidad en Torno a las Aves del Continente – Cuba

6 de Junio 2012
Marta del Campo

El Gorrión Doméstico fue el ave más vista en la Plaza de Armas frente al Museo Nacional de Historia Natural de la Habana, Cuba. Foto por Marian Mendez

Si continuamos con nuestro vuelo imaginario, y llegamos al Caribe, tal como si fuésemos pájaros migratorios en el otoño del hemisferio norte; también encontraríamos que al llegar conoceríamos a muchas personas de todas las edades que desean aprender acerca de las aves que les rodean todo el año, y de las migratorias que llegan a pasar el invierno en sus islas. De hecho, integrantes del Museo Nacional de Historia Natural de La Habana, Cuba, han tenido dos ideas brillantes para contagiar el aprecio y conocimiento de las aves. En una de estas actividades, niños se pusieron a dibujar afuera del museo atrayendo a los peatones con su arte, para luego invitar a los interesados a observar aves en la plaza del frente por dos horas. Como ves, ¡Ni allí ni acá, tenemos que ir tan lejos para observar aves! Sólo hay que tener las ganas, y un poquito de tiempo. Esta actividad sirvió para recolectar una lista de 17 especies de aves ese día en la plaza, y crear conciencia de las aves en las áreas verdes de la ciudad. La actividad fue parte del taller “Las Aves, los Árboles de Ciudad, y Yo”. El Gorrión Doméstico fue el ave más vista en la Plaza de Armas frente al Museo Nacional de Historia Natural en la Habana, Cuba

Jóvenes participaron en las actividades del museo, e invitaron a los peatones a observar aves urbanas

La segunda actividad, también parte del taller, tomó lugar en un parque cercano al museo. Aquí los jóvenes participantes tenían una pregunta específica acerca de un pájaro Carpintero migratorio que pasa el invierno en el Caribe, para luego regresar a Estados Unidos a pasar el verano y reproducirse.  Los jóvenes querían saber si en el parque cubano este Carpintero tenía alguna preferencia por algunos árboles, y no por otros.  Revisaron 60 árboles de 10 especies diferentes, y encontraron que los agujeros característicos de estos Carpinteros sólo se encontraban en algunas de las especies tales como el Coco y el Almendro, pero no en otras como el Laurel de Parque. Estos resultados generaron una maravillosa discusión que ya imaginarán cómo estimuló más preguntas, y a la vez, creo conciencia en los participantes acerca de las especies que pueden ayudar a ciertas aves, en un contexto, pero no en otros. Cuando observas aves, ¿No te pasa que te haces preguntas, también? La curiosidad. ¡Que maravillosa cualidad! ¿No?

Ahora, estudiantes y educadores cubanos están visitando el Laboratorio de Ornitología de Cornell. ¡Cuanto conocimiento nos han traído sobre las aves cubanas y su vida en sitios urbanos y esos que están en áreas remotas! Esperamos que ellos se lleven nuevos conocimientos acerca de aves, e información sobre nuestros diferentes programas para que participen en sus comunidades, y ayuden a que sus habitantes aprecien las aves, la naturaleza, y cuiden su medio ambiente para el bien de todos. Que hermoso es poder colaborar con grupos tan diversos, aprender de ellos y que ellos aprendan de nosotros con un objetivo común; el de llevar una vida más alegre en armonía con la naturaleza y nuestras comunidades en todo el mundo.

Jóvenes observaron los agujeros hechos por los Carpinteros de paso en árboles locales

La próxima semana les cuento sobre nuestros colaboradores en Uruguay. Qué hermosa labor están realizando allá, también.

Si quieres saber más de nuestras colaboraciones con algunas organizaciones a lo largo de América, visita http://www.birds.cornell.edu/celebration/comunidad/una-comunidad-de-celebraciones/organizaciones-participantes/companeros/view?set_language=es

¡Hasta la próxima!

No hay comentarios

Comenta aquí

Nota: Puedes usar XHTML básico en tus comentarios. Tu dirección electrónica nunca será publicada.

Inscríbete a esta serie de comentarios vía RSS