Skip to content

Nidos de Seda en Lugares Chiflados

24 de Abril 2013
Seth Inman

Foto de Jon Ridler, CA

Durante los últimos años del desafío de Nidos Chiflados (antes se llamaba Nidos Maravillosos), hemos recibido más de una docena de fotografías de nidos de colibrís. Todas, con la excepción de sólo una fotografía, mostraban nidos de colibrís construidos sobre objetos hechos por el ser humano. Ver a los polluelos de colibrís asomar sus piquitos fuera del nido minúsculo es una experiencia maravillosa. Además, el saber cómo sus madres construyen los nidos es más sorprendente y curioso aún, sobre todo si se toma en cuenta los materiales que ellas usan para construirlos. ¿Sabes con qué construyen sus nidos estás madres tan trabajadoras?

Si miras cuidadosamente las fotos que nos han enviado, te darás cuenta de que, pese a que algunas se ven un poco borrosas, los nidos de colibrís están hechos en gran parte de una sustancia sedosa. ¡Sorpréndete, y por si no lo sabes, es tela de araña! También conocida como seda de araña, que para la mayoría de la gente, sus hebras parecen ser tan frágiles en su composición. Sin embargo, algunas arañas pueden producir seda con una tensión más grande que la del acero. Para los colibrís, la tela de araña es ideal para construir sus nidos debido a que es un material pegajoso, liviano, elástico y fuerte.

Foto de Charles Spencer, AZ

Foto de Sandy LaMotte, CA

En estas fotos, los colibrís han usado semillas con pelusas, como las de los dientes de león y las de los cardos; también pelos y plumas pequeñas. Combinando todo esto con la tela de araña, o la seda de otros insectos, los colibrís se aseguran de dar al nido una base firme sobre el cimiento elegido (las luces de navidad parecen estar entre los cimientos urbanos favoritos para los colibrís). Pastos y hojas se agregan en la capa más externa del nido, al igual que liquen y musgo, que decoran el exterior del nido. Como podrás apreciar en la fotografía de Jon Ridler, trozos de pintura descascarada también son usados para adornar el nido; este tipo de “papel mural”, como los líquenes y los musgos, lo más probable es que los colibrís los usen para camuflar su nido, en vez de embellecerlo.

Volvamos a la calidad elástica de la tela de araña, ¿ sabías que cada hebra de seda puede estirarse hasta en un 40% más de su largo original sin cortarse? Esto significa que la madre colibrí puede construir un nido del tamaño de un dedal para poner sus huevos, y una vez que los polluelos han salido de sus cascarones (más o menos 3 semanas después de que los huevos son puestos), la madre ha estirado y dado una forma al nido que es más adecuada para los polluelos. Así que la próxima vez que veas un colibrí, su nido, u otras aves pequeñas, dale gracias a las arañas por hacer una seda de tan buena calidad.

No hay comentarios

Comenta aquí

Nota: Puedes usar XHTML básico en tus comentarios. Tu dirección electrónica nunca será publicada.

Inscríbete a esta serie de comentarios vía RSS